Padulcofrade.com  

Leyenda del Santísimo Cristo
(Mompox, Dpto. de Bolívar, Colombia)

Cuenta la tradición que en el siglo XVII llegaron tres forasteros y buscaron hospedaje en una de las bodegas que se encontraban en la Albarrada de los Angeles, hoy conocida como la Albarradita de los Turcos, debido a que la mayoría de los propietarios de esos inmuebles son de origen turco (realmente son sirio-libaneses, pero eran llamados turcos porque llegaron con pasaporte de Turquía, ya que antes Siria pertenecía a Turquía). Aquellos hombres misteriosos entraron a la bodega, cada uno con una caja de madera parecida a un ataúd, y no se les volvió a ver. Ante el paso de los días sin tener noticias de aquellos señores, el dueño del local y los vecinos procedieron a forzar la cerradura, podría ser que aquellos misteriosos hombres hubieran muerto.

La sorpresa fue grande pues en el interior de la bodega se encontraron tres cajas casi parecidas, pero de aquellos forasteros ni las huellas. Procedieron a destapar las cajas y en cada una de ellas se encontraba un Cristo tallado en madera, que había que tocarlo para cerciorarse de que no eran de carne y hueso. Cada uno tenía un papel que indicaba su destino: Mompox (Bolívar), San Benito de Abad (Sucre) y La Villa de Zaragoza (Antioquia). El que decía Mompox lo llevaron al Altar de la Iglesia de San Agustín y los otros a la Parroquia de Mompox, donde los hicieron llegar a sus destinatarios. Con el tiempo, los creyentes comenzaron a experimentar que estos Cristos tenían poderes milagrosos, y que si se visita algunos de ellos en las Fiestas del Cristo o Semana Santa, las peticiones son concedidas. Por eso en Semana Santa o en las Fiestas del Cristo, el 14 de septiembre, se observa en Mompox el peregrinaje de multitudes, de fervorosos creyentes en este Cristo, de todas las zonas del país.

La historia de estos Cristos dice que se presentó un incidente que marcó la historia del Cristo de San Agustín, ya que los letreros que indicaban los destinos se extraviaron y el que correspondía a Mompox, de piel blanca (por ser tierra de nobles, marqueses y condes), se lo llevaron para La Villa de Zaragoza (Antioquia), y dejaron el moreno (por los trabajadores negros esclavos venidos del África), que iba para las minas de Antioquia. La designación sólo se cumplió con el Cristo de San Benito de Abad (Sucre). Tiempo después se aclaró la confusión, ni en Mompox ni en La Villa de Zaragoza estuvieron de acuerdo en un cambio. Este hecho fue aprovechado por los fieles de San Benito de Abad, para sostener la creencia que el único Cristo auténtico era el de ellos y que era el verdadero milagroso. Aunque existe una diferencia de lugar, existe algo común entre los tres: están crucificados vivos y cuando se entra a cualquiera de sus altares, San Benito de Abad, La Villa de Zaragoza o de Mompox, se dice que se siente que el milagroso lo está mirando.

Fuente:
www.mompox.info/mompox/es/guia.htm

Volver al inicio


Volver al inicio
Inicio

 

Subir